covadongadigital.es

Índice del nº 13 marzo 2022

 

In memoriam Laurentino Gómez 

Biografía de Covadonga (cont. y final)  por Silverio Cerra

Mujeres ern la Biblia (cont.)  por Manuel Suárez González

Parroquias con el nombre de Covadonga (cont.) por Ceferino Alvarez Bermúdez

Poemas (cont.) de Olivar, bcedidos por Fernando Viejo antes de su muerte

Una experiencia ejemplar por Ángel Solís Álvarez

 

In memoriam Laurentino

 

 

Hace ocho años, nuestro compañero sacerdote Laurentino escribió para la página web covadonga52.es la memoria póstuma de su condiscípulo Silverio Cerra, a quien recordaba como su primer mentor y profesor de latín allá por el verano de 1956, colaborando en su preparación para iniciar el 4º curso de ‘latinos’ en el Seminario, año en el que se incorporó a ‘nuestro curso 1952-1964’; entonces definía a Silverio como ‘cura hasta la sepultura’.

Según tú mismo confirmaste de ti mismo al despedirte de tu última parroquia, podemos resumir hoy tu propia vida: ‘Laurentino, cura hasta la sepultura’.

 

Había nacido en el barrio de Lago, en Turón. ¡Él siempre se consideró ‘turonense’!

El primer pensamiento, al escribir de él, es que Laurentino “dejó huella en muchas personas”;

su vitalidad y su presencia dinámica en todo lo que emprendió (que fue mucho!!) fueron constatadas repetidamente por cuantos le tratamos.

 

De su paso por el Seminario en los ocho años siguientes 56-64 solo apuntar dos pinceladas:

- era reconocida ‘su vida de piedad’ y la prestancia con que asistía a todos las ceremonias litúrgicas, llegando a ser nombrado por ello (y merecidamente) ‘Maestro de Ceremonias’

- sus dificultades con el latín (las lecciones de teología eran explicadas en latín e, igualmente, tenían que ser expuestas por el alumno, cuando tocaba, en latín…). ¡Quién lo diría entonces: que llegaría a ser profesor de latín!

 

El 14 de marzo de 1964 recibimos la Ordenación Sacerdotal (le gustaba repetirnos que el adelanto de la fecha de junio a marzo era debido a la mediación que Silverio y él hicieron ante el Arzobispo).

Desde aquella fecha nuestros caminos de sacerdotes seculares se ramificaron por las distintas parroquias de Asturias, pero mantuvimos la conexión de ‘compañeros de curso’ sabiendo que por la ‘missio’ no somos solo compañeros de trabajo, sino ante todo ‘amigos en el Señor’.

Su itinerario sacerdotal fue variado: Gijón (parroquia de Fátima), Teverga (en varias parroquias donde pisó barro ¡!), Corvera (parroquia de a Sagrada Familia de Las Vegas, donde él dejó parte de su corazón), Gijón (Parroquia de Jove) y Oviedo (Parroquia de Santa María la Real de la Corte).

‘Desde el inicio de la labor pastoral dio muestras de una intensa labor social, además de un dinamismo en todos los ámbitos de la parroquia’, escribe F. del Busto en el periódico El Comercio del día 25 de junio de 2022.

En este mismo escrito leemos: “Nuevamente mantuvo en la parroquia de Jove, Gijón, su alto nivel de intensidad alimentando numerosas vocaciones sacerdotales, como era habitual allá por donde pasaba. En Gijón llegaron a decir que fuesen las novias las que acudiesen a los trámites para el matrimonio ya que, si iban ellos, podían terminar en el Seminario”.

Vivió la vida sacerdotal con vehemencia pues todo lo que tocó lo hizo con apasionamiento

y a tiempo completo.

                                               

Otro trabajo pastoral, muy importante para él, fue la atención y promoción de la ARPU

(Adoración Real, Perpetua y Universal al Santísimo Sacramento).

El 24 de noviembre de 1989 la Conferencia Episcopal nombre a D. Laurentino Gómez Montes Consiliario General Nacional de la ARPU.                                             .

Este nombramiento le acarreó muchos viajes a otras diócesis de España y… ¡una visita al Papa Juan Pablo II! Visita que él guardó siempre en su corazón.

Siendo D. Laurentino Gómez Montes Consiliario Nacional de ARPU durante 20 años, se desarrollaron 20 Congresos (uno en Fátima) y 3 Encuentros Nacionales para sacerdotes, religiosas y seminaristas. Podemos decir que fue Consiliario ‘perpetuo’.

No era un monje, pero sí un místico, convencido de que ‘la vocación cristiana ha de ser contemplativa, pero también testimonial’

 

Se le conocían otras facetas ‘menores’: poeta-versificador, compositor ocasional de piezas litúrgicas (como buen entendido y amante de la música).

Varios enlaces en Facebook dan testimonio de ello.

 

En 2011 le llegó la jubilación (no voluntaria, sino por motivos de su salud quebrantada).

Como era un comunicador- evangelizador convencido, siguió con su publicación semanal on line ‘Reflexiones entre amigos’ que enviaba regularmente, cada semana, a más de un millar de participantes. Ahora, esta comunicación queda sin voz.

 

¡Qué buen servidor para tan gran Señor! ‘Pasa al banquete de tu Señor’

Foro COVADONGA  |  cefeab@telefonica.net; cayogonzalezgutierrez@gmail.com