covadongadigital.es

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A la Santina en su fiesta (Laurentino)


 Rasgue el viento ya el

sonido

del palenque y la campana,

dispárese ya la traca,

que llamen a fiesta magna,

cunda el gozo y la algazara,

vístase el cielo de gala

con alegría y  fervor,

que es ya la fiesta mayor,

de la que brilla en la

altura,

la madre de Dios y nuestra,

ue es pequeñina y galana,

nuestra entrañable Santina,

gran dechado de ternura,

la gran patrona asturiana.

 

En la dicha de la vida,

en diáfana claridad,

o cuando en la oscuridad,

la desdicha centellea,

sus hijos más despistados,

los pecadores y santos,

fervientes y renegados,

confían en el Auseva,

en la más hermosa Cueva,

a la Virgen, sus cuidados.

Dentro o fuera de la patria

y en los lugares de estancia,

e incluso en el extranjero

donde un astur se halla,

vibra en destellos de amor,

con ternura y con fervor

y eso le sale del alma.

 

Añora el rendirle honor,

allí mismo en Covadonga,

el “Altar Mayor de España”,

con gran cariño y candor,

n la gruta agreste y santa.

 

Callad, callad surtidores,

los arroyos y cascadas que 

los arbustos y flores traigan

mensajes de amores, rico

tributo de honores

y ya las aves del cielo

canten trinos y loores

la Reina soberana,

que es nuestra fiesta mayor

y Asturias ya se engalana

 

 

NUESTRA SEÑORA DE COVADONGA,

 

PATRONA PRINCIPAL DE ASTURIAS, 8 de

SEPTIEMBRE 2015

 

ORACIÓN A NUESTRA MADRE Y PATRONA LA SANTINA

 

Madre incomparable, modelo de madre ideal y exponente de virtudes de tantas virtuosas madres asturianas, que te honraron e imitaron.

 

Hoy,  cuando  Asturias  se  viste  de  fiesta  con  todos  los asturianos  que  te  festejan  fuera  y  dentro  de  nuestro Principado y aún en los rincones más insospechados del mundo, quisiéramos celebrarte  y honrarte  con todo el  cariño y sentida alegría.

  

Con humildad pedimos a tu Hijo y a ti Madre perd6n por no haber sabido estar siempre a la altura que nos corresponde y que tus esperas de nosotros.

 

Te agradecemos tanta protección y favores como nos vienes dispensando a nosotros y a nuestros mayores, desde tan entrañable para nosotros lugar de Covadonga.

 

Ayúdanos a aprovechar tu fiesta, enclavada desde antaño en fecha propicia, comienzos del Curso académico y retorno vacacional para que reafirmemos nuestros mejores propósitos cara a una nueva etapa después de la dispersión del verano.

 

Toca el corazón de todos tus hijos de esta tierra de fe milenaria en la que Tu tuviste un papel trascendente desde sus comienzos. Que como Tu acertemos a engarzar nuestra vida en los misterios de la vida de tu Hijo Jesús y en el amor a la Santa Iglesia de la que Tu eres espejo y modelo.

 

Madre querida, que no crezca ningún niño ni joven sin catequesis en las parroquias y la correspondiente formación cristiana en los centros de enseñanza; que los mayores nos convenzamos de lo que es básico y fundamental en sus vidas: tu Hijo Jesús y su evangelio; que nuestros enfermos recuperen su salud y tengan interés y acierto para ofrecer al Señor sus sufrimientos por el tiempo de su enfermedad; que los pobres encuentren en nosotros hermanos de verdad y con todas las consecuencias; que los ancianos sean amados y respetados y que su labor que se desarrolló con tantas renuncias y privaciones sea reconocida y recompensada... y en fin, que todos, todos tengamos la cordura y el aplomo que hoy nos exigen las circunstancias

 

Madre, Asturias es luchadora. Gentes del mar, de las minas, del campo, de la enseñanza ... de las distintas facetas laborales espera tu apoyo y protección.

 

Ayuda a nuestros gobernantes y autoridades para que sepan hacer las cosas con cordura, en especial hacia los más desfavorecidos.

A nuestro Padre y Pastor el Papa Francisco, al Arzobispo Jesús, a los que tienen responsabilidades especiales en nuestra Iglesia particular de Asturias, a los sacerdotes y a los fieles cristianos cólmanos de sensatez y capacidad de respuesta a las llamadas del Espíritu.

 

Tu eres la honra de nuestro pueblo astur. Como cantamos en el himno de Laudes de Tu fiesta, terminamos diciendo: "Virgen de Covadonga, Virgen gloriosa, Flor del Cielo, que aroma nuestra montaña, nuestros padres sus ojos a Ti volvieron, con tu’ nombre en los labios por Ti lucharon, con tu amor en las almas por Ti VENCIERON”.

 

 

A LA SANTINA, PATRONA PRINCIPAL DE ASTURIAS


Puntos de reflexión del Obispo Don Raúl Berzosa

 

 

María es “la que ha creído”. Es la creyente por excelencia, que ha dado su consentimiento a las palabras del Ángel y a la elección del Señor. En esta narración evangélica se nos desvela el misterio de la fe de María.

 

En el Concilio Vaticano II, la Iglesia ha declarado que la Virgen, Santa Madre de Dios, admirablemente presente en la misión de su Hijo Jesucristo, “ precedió” a toda la Iglesia en el camino de la fe, de la esperanza y de la perfecta unión con Cristo (cf. Lumen gentium, 58).

 La Cueva de nuestra Señora y el santuario que el pueblo fiel ha consagrado a esta imagen “pequeñina y galana”, con el Niño en brazos y en su mano derecha una flor de oro, son un monumento de la fe del pueblo de Asturias y de España entera.

 

Así, Covadonga, a través de los siglos, ha sido como el corazón de la Iglesia de Asturias. Cada asturiano siente muy dentro de sí el amor a la Virgen de Covadonga, a la “Madre y Reina de nuestra montaña”, como cantáis en su himno.

 

¡Cuántas generaciones de hijos e hijas de esta tierra han rezado ante la imagen de la Madre y han experimentado su protección! ¡Cuántos enfermos han subido hasta este santuario para dar gracias a Dios por los favores recibidos mediante la intercesión de la Santina!

 

La Virgen de Covadonga es como un imán que atrae misteriosamente las miradas y los corazones de tantos emigrantes salidos de esta tierra y esparcidos hoy por lugares lejanos.

 

La Virgen María, podemos decir, no es sólo la “que ha creído” sino la Madre de los creyentes, la Estrella de la evangelización que se ha irradiado en estas tierras y desde aquí, con sus hijos, misioneros y misioneras, ha llegado al mundo entero.

 

Covadonga es además una de las primeras piedras de la Europa cuyas raíces cristianas ahondan en su historia y en su cultura. El reino cristiano nacido en estas montañas, puso en movimiento una manera de vivir y de expresar la existencia bajo la inspiración del Evangelio.

 

Covadonga es también misteriosa fuente de agua que se remansa, tras brotar de las montañas, como imagen expresiva de las gracias divinas que Dios derrama con abundancia por intercesión de la Virgen María.

 

Aquí María, orante y maestra de oración, enseña a escuchar y a mirar al Maestro, a entrar en intimidad con El para aprender a ser discípulos, y ser después testigos del Dios vivo en una sociedad que hay que impregnar de auténtico testimonio de vida.

 

1.- Covadonga simboliza la Esencia de España.

 

 

2.- Covadonga, ha sido, y seguirá siendo, el corazón de Asturias 3Covadonga servirá para construir una Asturias más unida y solidaria 4.- Covadonga está unida a la historia de América

 

5.- Covadonga es Montaña de Sión y Cenáculo.

 

6.- Covadonga es Cuna y garantía de la fe. Con María, en Covadonga, aprendemos a hacer el itinerario de fe.

 

7.- Covadonga es, y será, Lugar de oración.

 

8.- Covadonga es la fuente del agua de vida porque María es la fuente y Cristo el agua viva

 

9.- Lugar de peregrinación para los verdaderos buscadores de Dios.

 

10.- En resumen, Covadonga encierra un triple simbolismo

 

 

 1.- Covadonga simboliza la Esencia de España.Covadonga es vista y considerada como la esencia de España (1)…. Después de haber estado como peregrino en Compostela, he querido subir hasta aquí, a la montaña santa de Covadonga, tan unida por la historia a la fe de España (2-1)”.

 

“Covadonga ha sido altar mayor y latido del corazón de España” (Oración del Papa Juan Pablo II ante la Santina).

 

2.- Covadonga, ha sido, y seguirá siendo, el corazón de Asturias. A través de los siglos, Covadonga ha sido el corazón de la Iglesia de Asturias. Cada asturiano siente muy dentro de sí el amor a la Virgen de Covadonga, a la “Madre y reina de nuestra montaña”, como se canta en el himno (2-3-). ¡Cuántas generaciones de hijos e hijas de esta tierra han rezado ante la imagen de la Madre y han experimentado su protección! ¡Cuántos enfermos han subido hasta este santuario para dar gracias a Dios por los favores recibidos mediante la intercesión de la Santina”! (2-3).

 

Covadonga servirá para construir una Asturias más unida y solidaria. Por eso, si queréis construir una Asturias más unida y solidaria no podéis prescindir de esa nueva vida, fuente de espiritual energía, que hace más de doce siglos brotó en estas montañas a impulsos de la Cruz de Cristo y de la presencia materna de María” (2-3).

 

Covadonga nos habla de María como Madre de la evangelización.

 

Podemos decir que la Virgen maría no es sólo “la que ha creído” sino la Madre de los creyentes, la Estrella de la Evangelización que se ha irradiado

 

3.-    Covadonga,  una   de  las primeras  piedras  de Europa.

 

Covadonga es además una de las primeras piedras de Europa cuyas raíces cristianas ahondan en su historia y en su cultura. El reino cristiano nacido en estas montañas puso en movimiento una manera de vivir y de expresar la existencia bajo la inspiración del evangelio (2-3). Por ello, en el contexto de mi peregrinación jacobea a las raíces de la Europa cristiana, pongo confiadamente a los pies de la Santina de Covadonga el proyecto de una Europa sin fronteras, que no renuncie a las raíces cristianas que la hicieron surgir. ¡Que no renuncie al auténtico humanismo del Evangelio de Cristo! (2-3)”.

 

4.- Covadonga está unida a la historia de América. Es “Casa solariega de España y de la Hispanidad… No debe extrañar al visitante y al peregrino que los muros de la basílica alberguen fraternalmente todas la banderas de Iberoamérica, junto con las de España y Asturias; es como si quisieran manifestar la unión fraterna existente entre España y América. Unión que brilla de modo fúlgido merced a la fe cristiana. Fe de honda raíz mariana: “Per Mariam ad Iesum”. Esto se explica de forma concreta en la religiosidad popular española y americana (1)”.

 

Podemos decir que la Virgen maría no es sólo “la que ha creído” sino la Madre de los creyentes, la Estrella de la Evangelización que se ha irradiado en estas tierras y, desde aquí, con sus hijos, misioneros y misioneras, ha llegado al mundo entero” (2-3).


Imán para los emigrantes. La Virgen de Covadonga es como un imán que atrae misteriosamente las miradas y los corazones de tantos emigrantes salidos de esta tierra y esparcidos hoy por lugares lejanos” (2-3).

 

 

5.- Covadonga es Montaña de Sión y Cenáculo . “Covadonga recuerda a Sión, la montaña del Señor sobre la cual, como cimiento, está fundada la ciudad del Dios vivo: la ciudad que fue testigo de la Pascua, esto es, del Paso Salvador de Dios (2-1)… Y, para este paso de salvación estaba previsto un lugar: el Cenáculo de Jerusalén, donde se reunieron los Apóstoles después de la Ascensión del Señor. Allí permanecieron unidos en oración “junto con algunas mujeres; entre ellas, la madre de Jesús y con sus hermanos (Ac 1,14) (2-1)… Este es el misterio de la Sión jerosolimitana. Este y no otro es el misterio de los santuarios marianos. Este es también el misterio del santuario de la Santina de Covadonga donde, desde hace siglos, la Esposa del Espíritu Santo, la Virgen María está rodeada de veneración y de amor “(2-1)

 

6.- Covadonga es Cuna y garantía de la fe. “Cada uno de nosotros ha nacido en Sión el día de la efusión del Espíritu Santo en Pentecostés. En Sión nació la Iglesia con la presencia de María… Aquí, en el santuario mariano de Covadonga, el pueblo que habita en la península ibérica, y en particular en la tierra de Asturias, percibe de una manera especial su nacimiento por obra del Espíritu Santo. Porque Covadonga es seno maternal


y cuna de la fe y de la vida cristiana para la iglesia que vive en Asturias. Y María es imagen y Madre de la Iglesia y de cada comunidad cristiana que escucha la Palabra, celebra los sacramentos y vive en la caridad, construyendo una sociedad más fraterna y solidaria (2-4)”.

 

Con María, en Covadonga, aprendemos a hacer el itinerario de fe.

 

El Concilio Vaticano II declara a María como la que “precedió” a toda la Iglesia en el camino de la fe, de la esperanza y de la perfecta unión con Cristo (LG 58) (2-2)…Para poder anunciar esta verdad acerca de la Madre del Redentor es necesario recorrer su admirable itinerario de fe que conduce, en los años de la vida oculta, de Nazaret a Belén, del templo de Jerusalén (presentación) a Egipto; de Egipto a Nazaret. Cuando Jesús comienza su misión mesiánica, el itinerario mariano pasará por Caná de Galilea hasta el Gólgota, a los pies de la cruz. Y finalmente la encontramos en el Cenáculo de Jerusalén, en la espera de Pentecostés, donde la comunidad reconoce a María como Aquella “que ha creído, la que con su fe ha hecho posible lo que ellos han podido contemplar con sus propios ojos (2-2). María, testigo de Jesús que ha subido al cielo, es garantía del Espíritu prometido, a quien los discípulos esperan en oración unánime y perseverante (2-2) . Desde el día de Pentecostés el pueblo de Dios conserva este “preceder” en la fe de María . Los santuarios marianos dan testimonio eficaz de este hecho (2-2)”.

 

 

Por eso, Covadonga será para el futuro, garantía de fe auténtica.La cueva de nuestra señora y el santuario que el pueblo fiel ha consagrado a esta imagen “pequeñita y galana”, con el niño en brazos y en su mano derecha una flor de oro, son un monumento de la fe del pueblo de Asturias y de España entera. La presencia de la madre, vigilante y solícita en este lugar, realiza idealmente una unión sensible entre la primera comunidad apostólica de Pentecostés y la iglesia establecida en estas tierras. Allí y aquí, la presencia de María sigue siendo la garantía de una auténtica fe católica y de una genuina esperanza nunca perdidas” (2-3).

 

7. - Covadonga es, y será, Lugar de oración. Desde hace siglos se reúnen asiduamente en oración generaciones de discípulos de Cristo: los hijos e hijas de esta tierra de Asturias y de España. Se reúnen “con María”. Y la oración “con la Madre de Jesús” prepara, de una manera particular los caminos de la venida del Espíritu (2-1)”.

 

Covadonga, como lugar de oración es el nuevo cenáculo. “En el cenáculo los apóstoles intensifican sin duda su cercanía afectuosa y filial a María en quien contemplan un testigo singular del misterio de Cristo. Antes habían aprendido a mirarla a través de Jesús. Ahora aprendían a mirar a Jesús a través de la que conservaba en su corazón las primicias del evangelio, el recuerdo imborrable de los primeros años de la vida de Cristo (2 -3). También en Covadonga los cristianos de Asturias veneráis en María a la Santa Madre de Cristo. Y ella misma os introduce en el conocimiento de su Hijo, el Redentor del hombre. Aquí y allí, en Covadonga y en el cenáculo de Jerusalén, la presencia de María es garantía de la autenticidad de una iglesia en la que no puede estar ausente la Madre de Jesús (2-3)”.

 

Por eso, en este lugar de oración, como María, en Covadonga, aprendemos a ser santuario de Dios. María dio su consentimiento diciendo “Hágase en mí según tu Palabra” (Lc 1, 38) y desde entonces quedó convertida en el santuario más santo de la historia de la humanidad (2-2). Isabel reconoció en María este santísimo santuario: “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre” (Lc 1,42-43) (2-2).

 

8. - Covadonga es la fuente del agua de vida porque María es la fuente y Cristo el agua viva. “Covadonga es también misteriosa fuente de agua que se remansa tras brotar de las montañas, como imagen expresiva de las gracias divinas que Dios derrama con abundancia por intercesión de la Virgen María (2 -4). ¡Cuántos peregrinos han encontrado aquí la paz del corazón, la alegría de la reconciliación, el perdón de los pecados y la gracia de la renovación interior! De esta manera la devoción a la Virgen se convierte en auténtica vida cristiana, en experiencia de la Iglesia como sacramento de salvación, en propósitos eficaces de renovación de vida” (2-4).

 

9.- Lugar de peregrinación para los verdaderos buscadores de Dios.

 

Me complace saber que Covadonga es hoy lugar de peregrinación para tantos buscadores de Dios. Aquí María, orante y maestra de oración, enseña a escuchar al Maestro, a entrar en intimidad con El para aprender a ser discípulos y ser después testigos del Dios vivo en una sociedad que hay que impregnar de auténtico testimonio de vida (2-4). Aquí templó su espíritu D. Pedro Poveda, fundador de las teresianas” (2-4).

 

María es… Santísimo santuario del Dios hecho hombre. Es inspiración para todas las generaciones del Pueblo de Dios en su peregrinación terrena. Comienzo de un mundo nuevo – de un mundo mejor-en Cristo Jesús “(2-5)

 

10.- En resumen, Covadonga encierra un triple simbolismo : “La ardua subida a esta montaña que muchos de vosotros seguís haciendo a pie en una noble y vigorosa experiencia de peregrinación, es el símbolo del itinerario de la fe, del recorrido solidario de los caminos del Evangelio, de la subida al monte del Señor que es la vida cristiana” (2-4).

Por ello, subimos a Covadonga para proclamar a María bendita.

 

“El Papa, sucesor de Pedro, “que confiesa su fe” en este santuario  vivo, sube hoy también a la montaña, a Covadonga, a la casa de la Señora, para proclamar a María “Bendita, feliz, dichosa”. Se cumplirá a sí la profecía del Magnificat: “Desde ahora me felicitarán todas las generaciones” (Lc 1,38) (2-2)

 

 

 

 

FELICITACION A LA SANTINA DE COVADONGA EN SU FIESTA

 

Laurentino


 Dichosa tu que creíste y fuiste punto focal para que todo mortal abandone su despiste.

 

Dichosa tú que esperaste y eres dechado de amor, aliento en nuestro dolor y espejo donde mirarse.

 

Dichosa tu que guiaste a nuestros nobles paisanos y en sus pruebas y en las luchas siempre los acompañaste.

 

Dichosa tú que lloraste dichosa tú que sufriste, dichosa seas por siempre pues tu mano nos asiste


Dichosa tu que llevaste consuelo a la humanidad apoyo sin condición en fidelidad constante.

 

Dichosa que fomentaste lo noble del pueblo Astur, y en sus tinieblas y luz bendijiste y alegraste.


Foro COVADONGA  |  cefeab@telefonica.net; cayogonzalezgutierrez@gmail.com